Royal Canin: los perros también sufren del corazón

Las mascotas también tienen el corazón sensible. Así es, porque al igual que los humanos, existe una serie de factores que los pueden llevar a sufrir problemas cardiovasculares, los cuales requieren atención de por vida, para evitar un deterioro en su calidad de vida.

¿Por qué los perros se pueden enfermar del corazón? “Son varios los factores, y entre ellos la genética juega un rol importante, ya que puede haber cierta predisposición según su raza”, explica Francisca Montero, Médico Veterinario de Royal Canin. “Por ejemplo, la enfermedad crónica valvular es más frecuente en razas Beagle, Basset Hound y Fox Terrier, mientras que el Bóxer puede presentar un tipo propio de cardiomiopatía”, indica la especialista.

Así también, se ha estudiado cómo influyen distintos factores como la obesidad. Según la Enciclopedia de Nutrición Clínica Canina de Royal Canin, la obesidad se relaciona con alteraciones del rendimiento cardiaco, de la función respiratoria, de la actividad neurohumoral, de la presión arterial y de la frecuencia cardiaca.

¿Cómo saber si una mascota está sufriendo un problema al corazón? Francisca Montero lo expone: “La enfermedad cardiovascular en perros se presenta con tos característica de cardiópatas, jadeos, incapacidad para dormir cómodamente toda la noche, distensión abdominal, debilidad e intolerancia al esfuerzo o ejercicio”, explica la Médico Veterinario de Royal Canin. Ante estos signos, los amos deben actuar de inmediato acudiendo a un médico veterinario, quien pedirá exámenes como electrocardiograma, ecocardio o radiografía de tórax, para realizar un diagnóstico y tomar decisiones de tratamiento.

Dieta cardioprotectora

Una vez estabilizado el aspecto médico, los perros con enfermedad cardiovascular deben iniciar una dieta baja en sodio y con un aporte equilibrado de nutrientes. “La limitación del sodio reduce la carga de trabajo del corazón y la administración diaria de antioxidantes en el alimento es una de las principales formas de ralentizar el avance de la insuficiencia cardiaca”, indica Francisca Montero, Médico Veterinario de Royal Canin.

La dieta debe ser además atractiva para la mascota y aportar una cantidad adecuada de calorías y proteínas. Esto, porque cerca de un 75% de los perros con enfermedad cardiaca desarrolla anorexia, por lo que bajan de peso y terminan perdiendo masa muscular.

“Una forma de evitar la anorexia por insuficiencia cardiaca es aumentar la palatabilidad del alimento, es decir, hacerlo más atractivo al paladar del perro aumentando el sabor y sobretodo el olor del alimento. Una opción es pasar de un alimento seco a uno húmedo o entregar un alimento de mayor calidad especialmente diseñado para las patologías cardiacas”, recomienda Francisca Montero, Médico Veterinario de Royal Canin.

Hoy existe un alimento especialmente formulado para perros bajo tratamiento por insuficiencia cardiaca.  Éste aporta polifenoles, que contribuyen a la vasodilatación y neutralizan los radicales libres; limita el aporte de sodio, para así reducir la carga de trabajo en el corazón, y entrega L-carnitina y taurina, que fomentan la contractilidad de este importante órgano.

“El tratamiento dietético se debe iniciar paulatinamente, y podrá continuar durante toda la vida del perro, para mantener su calidad de vida y evitar complicaciones propias de su condición de salud”, señala Francisca Montero, especialista de Royal Canin.