Salud cardiovascular, más allá de la inmediatez

El mercado de Salud y Bienestar en alimentos empacados en América Latina está creciendo a una tasa compuesta anual de casi el 7% entre 2009 y 2014, lo que demuestra que los consumidores están dispuestos a tomar las riendas del cuidado de su salud.

Por Euromonitor International.

Las ventas de productos alimenticios y bebidas posicionadas para la salud cardiovascular están creciendo, pero no tan rápido como otras direcciones de salud, como por ejemplo, la salud digestiva, debido a que los consumidores no reciben una gratificación “instantánea”, sino un resultado visible en un par de meses y, además, sólo promete beneficios a la salud en el largo plazo.

Los espacios de crecimiento, sin embargo, son enormes. Según la OMS hacia el 2030, alrededor de 23,6 millones de personas morirán a causa de enfermedades cardiovasculares, principalmente por ataques cardíacos y apoplejías. En este contexto, los alimentos enfocados hacia la salud del corazón se transforman en un nicho de mercado en el que las empresas deben poner sus mayores esfuerzos.

La dieta puede tener un impacto considerable en la salud del corazón, ya que está vinculada a la diabetes, presión arterial elevada y niveles altos de colesterol: los principales factores de riesgo en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Las ventas globales, que en 2010 superaron los US$ 6.844 millones, son lideradas por aceites y untables, aunque categorías como sopas, lácteos y productos panificados tienen grandes oportunidades de crecimiento.

El famoso Omega 3

Hace un tiempo ya que se viene hablando entre los
consumidores de este componente, gracias a la atención que los medios de comunicación le han dado a este ingrediente. Sin embargo, el auge no es igual en todas las regiones.

Los consumidores latinoamericanos quieren que sus alimentos y bebidas sean saludables, pero no a costa del gusto o sabor. Dada la fuerte correlación entre el pescado y omega-3, en América Latina los productos saludables fortificados con Omega 3 tienen menor penetración que en otras zonas.

En países como EE.UU. y Corea del Sur, donde los consumidores están más dispuestos a probar nuevas líneas de productos, las empresas han puesto en marcha una serie de productos con Omega-3- no sólo en los productos lácteos y de panadería (los formatos más comunes), sino también en los dulces y jugos; lo que se entiende por los niveles de experimentación de los consumidores .
Euromonitor International proyecta que mundialmente, el 25% de los lácteos vendidos en el mundo hacia 2015 estén fortificados con Omega 3, a diferencia del 19% de 2010.

Desafío hacia el consumidor

El desafío en los alimentos posicionados como saludables para el corazón, es llamar la atención de los consumidores sobre el mantenimiento de su salud cardíaca (prevenir el desarrollo de enfermedades cardiovasculares), conducir a un estilo de vida saludable y consumir las dosis recomendadas de nutrientes saludables para este órgano.

Con la creciente popularidad de los suplementos de aceites de pescado, la reducción de la ingesta de sal, las restricciones de fumar y el consumo creciente de alimentos y bebidas saludables para el corazón, las tasas de mortalidad relacionadas con patologías cardiovasculares han disminuido en varios mercados europeos y americanos, lo que debe ser un incentivo para los consumidores latinoamericanos, y en ese contexto, también para los colombianos. Las estadísticas se pueden utilizar para crear un mecanismo de gratificación, puesto que el destacar estos resultados, puede actuar como una herramienta de “instantánea” satisfacción.