Sodexo entrega tips de alimentación para unas vacaciones de invierno saludables

La alimentación y el ejercicio son claves para que los niños estén en un peso saludable. Pero, a veces sucede que en vacaciones de invierno nuestros hijos rompen la rutina, ya sea porque el frío los lleva a consumir una mayor cantidad de calorías, porque están más horas en la casa o porque, normalmente, los panoramas invernales tienden a asociarse a dulces y golosinas.

Sodexo entrega algunos tips de alimentación para que nuestros hijos pasen unas entretenidas y saludables vacaciones:

  1. Respetar los horarios de las comidas: comer  de manera relajada permite una mejor digestión y menor estrés; haga de la cena un área libre de juguetes, televisión, y teléfonos celulares
  2. Optar por las sopas: consumir, siempre que sea posible  y como primer plato, sopas naturales con todo tipo de verduras  (zapallo, coliflor, cebollas, zanahoria, puerro, tomate, acelga, espinaca,  legumbres).
  3. Consumir legumbres: tienen muchos beneficios, y un alto aporte en proteínas y fibra  soluble, por lo que contribuyen a mantener niveles normales de colesterol  y azúcar en la sangre; e insoluble, lo cual mejora el tránsito intestinal.   También se pueden consumir en guisos o ensaladas como plato de fondo,  agregando sólo arroz o fideos para mejorar la calidad de la proteína. Se  recomienda su consumo 2 veces por semana en porción de una a una taza y  media dependiendo de la actividad física que realice el niño y de su edad.
  4. Reducir los Carbohidratos simples: reducir el consumo de carbohidratos simples como azúcar y bebidas. Es   mejor optar por carbohidratos complejos como las pastas que les encantan a   los niños y que se pueden consumir sin inconvenientes, pero controlando      las porciones.
  5. Postre: La mejor opción son las frutas  de la temporada, que se pueden mezclar con yogurt. También están las  barritas de cereales con frutas o chocolate que tanto gustan a los niños. Revise el etiquetado nutricional y prefiera las que contengan un alto  aporte en fibra. Los postres o flanes livianos en calorías pueden ser otra  alternativa.
  6. Consumir frutas de la estación: La mayoría de las frutas de la temporada, como la naranja y el kiwi,  contienen altos índices de vitamina C, lo que además ayuda a evitar  resfríos,. También hay frutas que aportan fibras como la manzana o la pera,  las cuales se pueden hacer asadas y para darles más gusto, les puede  agregar crema light.
  7. Sea creativo en la presentación:  ofrezca a los niños frutas y verduras cortadas, y luego hágales crear  caras divertidas o animales
  8. Evite el estrés si su hijo no se come toda la comida en almuerzos o cenas: evite traspasar la preocupación a su hijo si éste no come, ya que afectará al momento de ingerir las  preparaciones y no logrará que se alimente bien finalmente.
  9. Reducir el consumo de grasas: reducir el consumo de grasas principalmente las saturadas como el tocino, mantequilla, embutidos.
  10. Aumentar el consumo de proteínas:   intente consumir más cantidad de proteínas, como la carne vacuna magra,  pollo, pavo, pescados, legumbres y lácteos.
  11. Sea un buen ejemplo: la manera más importante de mejorar la dieta de su hijo es dar un buen ejemplo.
  12. Haga participar a sus hijos en la planificación de las comidas, en las compras y en la preparación de los alimentos: esto permite a los niños involucrarse con lo que comen y les  permitirá estar más abiertos a probar nuevas variedades de alimentos.
  13. Para viajes: prefiera llevar sándwich de pan   integral con agregados livianos como lechuga, tomate, atún, galletas de  avena, jugos bajos en azúcar o agua natural para beber, así les mantiene  el concepto de colaciones saludables no sólo para la época de colegio o      jardín infantil.