Sólo el 21% de los chilenos está dispuesto a renunciar a parte de su salario para asegurar su puesto de trabajo

Según la segunda edición de 2012 del Workmonitor, estudio de tendencias del mercado del trabajo realizado trimestralmente por la consultora multinacional de Recursos Humanos Randstad, en Chile sólo el 21% de los trabajadores está dispuesto a renunciar a parte de su salario para asegurar su puesto de trabajo, encabezando el ranking a nivel mundial y a diferencia de países como India (76%), España (62%), e Italia (58%).

Estas cifras tienen relación con los problemas financieros que la persona observa en la compañía donde trabaja y si ve que éstos justifican sacrificar parte de sus ingresos para conservar la fuente laboral. En comparación con los países latinoamericanos comprendidos en la muestra, los brasileños son más condescendientes a la idea de bajar su salario (41%) en pos de asegurar el trabajo que los argentinos (29%) y los mexicanos (25%). En Europa, por el contrario, las cifras aumentan sustancialmente.

Pedro Lacerda, CEO de Randstad Chile, explica que “esta tendencia se viene dando desde aproximadamente 5 años, debido al crecimiento sostenido que ha tenido la economía chilena. Gracias a esto, los sueldos han crecido y en algunas industrias, como la minería, están inflados. Además, la gente no está dispuesta a que les bajen sus salarios porque saben que en 3 ó 4 meses van a encontrar otro trabajo, ya que en Chile hay oferta laboral y en muchos casos no hay profesionales”.

Asimismo, Chile tiene el más bajo porcentaje (19%) de empleados dispuestos a renunciar a parte de su salario para evitar despidos en su organización, siendo la media mundial de 36%. Inmediatamente después viene Estados Unidos, país en donde sólo el 22% de sus empleados sacrificaría parte de su sueldo en beneficio de la organización.

Por otra parte, Chile bajó a 117 pts. su Índice de Movilidad Laboral en relación a los 123 del trimestre anterior, pero aún es muy superior a la media (106). Con 142 puntos, el Índice de Movilidad de la India sigue siendo el más alto de todos los países. A nivel mundial, y también en Chile, las razones más comunes para buscar un nuevo trabajo son: mejores condiciones de empleo (33%), problemas en la organización (28%) o deseo personal de cambio (26%).

En el país, lideran el Índice los profesionales que ganan entre 100 y 200 mil pesos (131,8 pts.); seguidos por aquellos que tienen sueldos entre 200 y 300 mil (120,4 pts.), mientras que los que ganan más de 1 millón 800 mil pesos tienen una puntuación de 112,8, una de las más bajas.

Según Lacerda, esto “tiene que ver básicamente con la concentración del mercado que existe en Santiago, por ejemplo Puerto Montt y la zona sur son muy ricas en turismo, pescado y hortofrutícola y el norte claramente es minería, pero además de estos dos sectores, si podemos considerar las forestales, no hay mucho más a nivel de inversión, en cambio en Santiago encuentras todos los servicios, o sea, claramente tiene que ver con el desarrollo que ha tenido la estructura laboral, concentrando las oportunidades laborales en Santiago y no en el norte ni en el sur”.

De las ciudades de Chile consideradas en el estudio, Concepción lidera el Índice de Movilidad Laboral con 131,2 pts.

De la misma forma, el 60% de los chilenos busca un nuevo empleo (no activamente) y 20% lo hace activamente, lo que representa un aumento de 4% respecto al mismo trimestre del año anterior. Sobre el temor de perder el empleo, 49% de los chilenos teme quedarse sin trabajo.