Terremoto impactó la confianza de los consumidores y empresas