Un 53% aumenta el robo la semana del Día del Padre

supermercadoLas cifras que de forma regular entrega ALTO, empresa de innovación dedicada a prevenir y disminuir los riesgos y las pérdidas patrimoniales que afectan a distintas industrias, detalla que durante la jornada  del Día del Padre de 2014 y en los días previos a éste, la sección de ropa hombres fue la más afectada con un 17% del total de especies robadas, seguido por el sector niños con un 14% y deportes con un 13%.

Con motivo de esta festividad, los productos más hurtados por los mecheros corresponden a jeans con un 19% del total, en segundo lugar, poleras con un 10% y seguido por los polerones con un 9%.

Asimismo, donde se percibe una mayor variación en cuanto a robos, si se compara con otras semanas del mes de junio, es efectivamente en las secciones de Deportes (76%), Hombres (17%) y Niños (11%).

En cuanto al rango de edad de los imputados, las cifras de ALTO muestran que la mayoría se encuentra entre 18 y 24 años, alcanzando un 30% del total de los imputados, seguido por los jóvenes de entre 30 y 39 años grupo al que se le imputa el 23% del total de ilícitos.

Asimismo, el momento del día en que se producen más hurtos es por la tarde, entre las 15 y las 19 horas (con un 62% del total), y especialmente el sábado inmediatamente anterior a la festividad con un 24% del total de hurtos.

Daniela Jara, gerente legal de ALTO, invita a que los comerciantes tomen una serie de recomendaciones para minimizar el riesgo de pérdidas y hurtos:

  • Modificar ubicación de cartelería y adornos para no afectar el campo visual de cámaras de seguridad y vigilancia natural de sala de ventas y lineal de cajas.
  • Reforzar la dotación de seguridad en locales comerciales los días previos al Día del Padre.
  • Fijar especial atención en aquellos horarios que se concentran la mayor cantidad de delitos.
  • Realizar rondas permanentes por sala de ventas, en busca de displays abiertos o productos dañados para así promover una sensación de orden de cara al cliente.
  • Los productos de tamaño pequeño deben ser exhibidos en lugares donde existan cámaras de seguridad y se favorezca la vigilancia natural de parte de colaboradores. Así se dificulta la acción de mecheros.
  • El personal de seguridad debe atender todas las activaciones de alarma y comprobar su correcto funcionamiento.