Una cadena de supermercados alemanes prepara ya el doble etiquetado en euros y dracmas