¿Por qué este tipo de embalaje está adquiriendo cada vez más relevancia? Descúbralo en la siguiente columna.

 

Por Euromonitor International

 

Como la conciencia del consumidor de la sostenibilidad sigue creciendo, los envases verdes continuarán   siendo un factor clave de innovación durante 2011. A pesar de que muchos consumidores hoy en día son más sensibles a los precios, muchos otros prestan atención al embalaje de los productos y los mensajes que éste comunica. Así, precio y valor percibido pueden seguir siendo centrales para la toma de decisiones,  pero la forma de embalaje puede perfectamente combinar las credenciales ecológicas de una marca en el marketing.

 

El envase verde se está convirtiendo en una característica muy importante en el entorno competitivo global. Esto es así porque, a pesar de ser más pobres, los consumidores están mejor educados y, al mismo tiempo, más exigentes. Además, la inversión es beneficiosa para el fabricante, puesto  que trae menores costos de transporte y ahorro en términos de pérdida de energía y residuos industriales.

Botellas de papel

En 2008, la estadounidense Ecologic Brands lanzó un formato nuevo  de envase para la leche que contiene dos partes: el envase está hecho de cartón 100% reciclable, biodegradable y compostable. El embalaje secundario es una bolsa interior -hecha de plástico- utilizando hasta un 70% menos plástico que sus símiles regulares.  Otro ejemplo de estas botellas de papel, es la compañía que  forma parte de la familia Straus Creamery, un fabricante de leche orgánica. Este producto debía atraer a su público objetivo: amigos del medio ambiente y consumidores que les gusta probar nuevos productos e innovaciones de envasado. Desde inicios de 2010, estas botellas están disponibles en las exclusivas tiendas de Whole Foods, en el norte de California.

 

Botella de agua de papel 360

Creada por el Brandimage, las botellas de agua de papel 360 están hechas de material 100% renovable, más concretamente, de bambú o de hojas de palma.

Con un 90-95% de reducción de polímero, la botella de agua de una sola porción, está elaborada de  dos piezas que se funden entre sí por una micro capa de PLA (ácido poliláctico), la que proporciona una barrera entre el líquido y el aire. En vez de desenroscar la tapa, ésta se retira y se separa. La mitad se convierte en un recipiente para beber, la otra parte queda adosada a un “gancho”  para volver a sellar la botella.

Esta botella fue creada por un grupo de diseñadores que optaron por apoyar la sostenibilidad y, al mismo tiempo, entregar un diseño interesante, conveniente, útil y que además apoya la tendencia del consumo en movimiento.

Aunque la empresa  afirma que existe gran interés  en el mercado, aún no existe mayor información.

 

¿Cuál es el futuro de las botellas de papel?

Los fabricantes están conscientes de la relevancia de la tendencia verde y están  empezando a lanzar nuevas soluciones innovadoras de embalaje. Hasta hoy la mayoría de las soluciones ecológicas son ideadas por pequeñas empresas o eco-activistas, y rara vez aparecen como formatos masivos de envasado. Esto no quiere decir que los gigantes de envases no están enfocados en la búsqueda de inversión y desarrollo respetuoso del medio ambiente, sin embargo, cualquier avance de los gigantes dejará en las sombras el esfuerzo de los pequeños. Siendo realistas, ¿cuándo veremos en las góndolas a las grandes marcad envasadas en botellas de papel 360?