Walmart, el precio de los rumores