Yoga para el cuerpo y el alma

Existe un ejercicio ideal para todo tipo de personas: el Yoga.  Desde su origen, ha buscado purificar nuestro cuerpo y nuestra mente.  El Yoga posee sus propias reglas que, además de trabajar el cuerpo físico, busca conectar la mente inconsciente con la consciente; y nos permite observar nuestros patrones mentales.

“La finalidad de esta disciplina es ayudarnos a mantenernos sanos, encontrar la felicidad tanto a nivel físico como a nivel mental y espiritual y que nos podamos sentir realizados” afirma Claudia Sasmay, socia de Props Chile y yoguini formada con maestros chilenos y extranjeros.  “Cualquier persona puede aproximarse al Yoga, ya que posee un tipo especial de técnica para cada tipo de personalidad y temperamento”.

“Una clase de Yoga es una sucesión de ejercicios: se adopta una postura, a la cual se le puede incorporar movimiento. Una parte importante está dada por la respiración, que nos ayuda a entrar a un estado ideal para meditar”, señala la yoguini.

Beneficios del Yoga

El Yoga es un aporte al estiramiento del cuerpo. Aporta más oxígeno y por lo tanto, impacta en las células de todo el cuerpo. En el cerebro en particular, aporta a un rendimiento más alto. Gracias a la  segregación de endorfinas, entregan una sensación de bienestar.

“Al mantener los niveles de cortisol dentro de un límite, reduce el estrés, nos calma y nos serena, permitiéndonos descansar. Al mismo tiempo,  nos energiza y  nos acerca a nuestro ser interno, para investigar quiénes somos, qué queremos y dónde están nuestras limitaciones”, enfatiza Claudia Sasmay.

Tipos de Yoga

Las escuelas de Yoga se dividen según los objetivos que se buscan, tales como  la relajación, la respiración, las posturas del Yoga (asanas), la concentración, el desprendimiento interior y la devoción a Dios –sin estar ligada a ninguna religión en particular-.

Existen tipos o escuelas de Yoga que son más estáticos y otros más dinámicos; o les dan más  atención a las posturas y otros a la respiración.

“Todos estos caminos no se excluyen, sino que se unen en diferentes matices, con distintos grados de transición entre un extremo y otro, tal como una persona”, aporta Claudia Sasmay.

Al expandirse por el mundo, surgieron distintos  sistemas de Yoga:

1. Hatha Yoga: se basa en la circulación energética de los cuerpos. Las asanas (posturas Yoga), fueron desarrolladas para estimular el flujo del Prana, la energía que da la fuerza de la vida. El Prana, se activa por determinadas posturas corporales que estimulan principalmente a las glándulas endocrinas. De esta forma, nos beneficiamos de la libre circulación por nuestros organismos de un armonioso flujo de energía, que nos mantiene fuertes y sanos. Es la forma de Yoga más conocida y practicada en Chile.

Del Hatha Yoga se desprenden:

  • Ayengar  o Iyengar.
  • Ashtanga.
  • Bikram.
  • Dynamic.
  • Vinyasa.

2. Kundalini Yoga: método para despertar, conocer y desarrollar nuestra consciencia. Incluye posturas (asanas), pranayama (‘respiración energética’), canto de mantras, bhakti Yoga (‘Yoga de la devoción’), karma Yoga (‘Yoga de la actividad’) y naad Yoga (‘Yoga del sonido primordial’)

3. Karma Yoga: busca servir, busca el camino del servicio desinteresado.

4. Rajha Yoga, orientada a la meditación.

5. Bakhti Yoga, enfatiza el amor de un devoto por su Dios.

Para Claudia Sasmay, una parte importante del Yoga es que “enseña a controlar nuestros sentidos a la mente impaciente y nos impulsa a armonizar con las Leyes Universales, dirigiendo así nuestras energías de la mejor manera. Además, nos enseña también a ver a los demás a través del amor”.

Si ya te decidiste a practicar Yoga, en Props Chile puedes encontrar una amplia selección de mats de Yoga, ecoamigables,  con y sin diseño, además de bolsos de Yoga y ropa deportiva especial para esta disciplina. Luis Carrera 1831 y Mall Sport. Más información en www.propschile.cl